Seleccionar página

Narco

Buena mierda para la rave metal

Narco

Buena mierda para la rave metal

Entrevista publicada en la revista Rock Estatal nº34:

Tres años después de Dios Te Odia, Narco reabre el tarro de las pastillas con Espichufrenia, álbum que ahonda su vinculación con ecos electrónicos y resume en once cortes toda la idiosincrasia de un combo nacido para el crossover que ha hecho de la vida en los suburbios –y todo lo que conlleva- su leitmotiv.


Inmersa en una gira que los llevará a recorrer toda la península repartiendo dosis de Espichufrenia, la banda sevillana hace un parón que aprovechamos para asaltar a Distorsión Morales con preguntas sobre lo que vino, lo que viene y lo que vendrá para Narco en este agitado 2018.

Después de más de veinte años de tralla, discos y conciertos, ¿qué queda de aquella banda primigenia llamada Lumpen en los actuales Narco?
Creo que te estás confundiendo con Dr. Bad, la banda germen de Narco. De ella quedan un par de miembros y poco más, porque la idea detrás de los dos grupos era bastante diferente y el sonido también.

¿Cómo se siente un grupo después de manufacturar un debut como Satán Vive?
Yo lo viví desde fuera porque entré en la segunda etapa –tras la separación de la banda entre 2004 y 2008- pero como fan de Narco te puedo decir que aquel disco fue una revolución. Fue, desde mi punto de vista, lo más fresco que dio el rock duro en los noventa en España.

¿Tuvo buena acogida en su momento o tardó en fraguar?
Ya antes de que saliera, en Sevilla se generó una expectación muy grande por los temas sueltos de adelanto que sacaron y los primeros conciertos que dieron. Ya cuando César Strawberry se fijó en ellos y sacaron Satán Vive todo explotó.

¿Qué supuso la presencia de Jesús Arispont, conocido como J. Al Ándalus en Def Con Dos, como productor de los primeros discos de Narco?
Jesús fue muy importante en los comienzos de la banda, porque participó en la construcción de su sonido y enseñó muchas cosas a Amnésico, actual productor del grupo. Además es nuestro amigo y una gran persona. Yo lo considero uno de los artistas más grandes que ha dado este país por su trabajo como bajista, productor y técnico de mastering.

Echando la vista hacia vuestra discografía, ¿tenéis algún tema fetiche que os emocione especialmente?
La verdad es que no sabría decir uno que destaque sobre los demás, hay muchos temas que nos emocionan y nos motivan tanto de la primera época como de la actual. A mí, personalmente, me gustaría recuperar ‘Chaves’ para los conciertos.

¿Hay algún festival en esta península que aún se os resista?
Pues creo que, siendo los creadores del rave metal, deberíamos ir al Sónar. Se define como un festival de música avanzada, pero no sé si tanto como para llevarnos a nosotros.

Estuvisteis en el pasado haciendo algunos bolos en UK e Irlanda, ¿tenéis en mente alguna salida fuera de península?
En Europa nuestros próximos objetivos son Alemania y Holanda. También nos gustaría ir a América, algo que tenemos pendiente y que espero que podamos llevar a cabo algún día. Nos consta que hay mucha gente que nos escucha allí y estamos locos por ir.

¿La ausencia de Manipulador es temporal o tardaremos en volver a ver a una camiseta del Betis detrás de la batería?
Es definitiva. Ahora en la portería tenemos al Caraperro.

En lo que ya es un auténtico crossover de metal, rap, electrónica, punk, terror… ¿hay algún género en el que Narco nunca se adentraría?
Estamos abiertos a todas las influencias, pero tienen que ser compartidas por varios componentes para que la idea llegue a buen puerto. Por lo general, trabajamos con los estilos que nos gustan a todos o casi todos los miembros del grupo, y así nos centramos en nuestros puntos en común.

¿Para cuándo una reedición del videojuego Matanza Cofrade para Realidad Virtual?
El juego era malísimo. Era una broma, no era el GTA, cabesa. De cualquier manera, nosotros somos de mirar adelante y generar ideas nuevas, más que de tirar del baúl de los recuerdos, pero lo que si puede que haya algún día es una tercera parte de la canción.

Si “por decirle cabezón al Chaves os metieron en la cara con un manojo de llaves”, ¿qué amenazas esperáis por parte de la ‘Anticrista’?
La ‘Anticrista’ ya nos represalía todos los días con sus políticas. El PSOE en Andalucía ha hecho muchísimo daño, pero no creo que con el PP nos hubiera ido mejor.

Con Espichufrenia estamos ante uno de los mejores trabajos de vuestra discografía, ¿tenéis preferencia por alguno de ellos?
Cada disco responde a una época concreta y es un reflejo de nuestras influencias y nuestro momento vital. Son como nuestros hijos, no podríamos elegir, eso se lo dejamos a la gente. Con el tema del sonido sí hay cosas que mirando atrás cambiaríamos, pero tampoco nos preocupamos mucho por eso.

‘Sevilla te acribilla’ suena claramente a continuación de La Sevilla del Diablo. ¿Fue pensada para ello? ¿Hay planes de retomar el tándem con Reincidentes?
Para nada. Decidimos llamar a Reincidentes para terminar la versión porque creíamos que encajarían bien en ella y nos apetecía volver a trabajar con ellos. Aparte de colaboraciones puntuales como esta, el proyecto de La Sevilla del Diablo por ahora no va a tener continuación.

Desde hace treinta años apenas han salido grupos de la capital andaluza con la relevancia a nivel nacional de Narco y Reincidentes, ¿creéis que Sevilla acribilla en la actualidad más que en vuestros inicios?
En Sevilla hay muchísimos grupos interesantes. A nivel de conciertos y en la escena que se mueve Narco no hay tantos, pero en otros estilos sí y nosotros nos relacionamos con músicos de todas las índoles. Aquí siempre ha sido difícil tirar palante con la música, pero creo que eso, más que frenar, ha motivado a la gente.

Ya habéis comenzado la gira espichufrénica para este 2018, ¿algún plan especial para los setlists de la misma?
Pues hemos incluido casi todos los temas del nuevo disco, así como cambios en el escenario a nivel visual. También poco a poco queremos que los colaboradores del disco participen en los conciertos, pero eso aún está en preparación.

¿Cómo ha ido la experiencia de juntar a tantas colaboraciones para el disco? ¿A quién os gustaría invitar a colaborar en vuestro próximo disco?
Lo de las colaboraciones ha surgido de manera totalmente natural, no lo teníamos planeado. Conforme íbamos haciendo las canciones se nos ocurría que alguien podría añadir un cacho de letra o un arreglo musical, y no hemos dudado en hacerlo. En otros discos no nos pasó lo mismo, pero en este las canciones lo pedían y nos hemos dejado llevar. Sobre lo próximo, aún no podemos decir nada porque estamos muy centrados en Espichufrenia.

¿Cómo componéis los temas? ¿Qué sale primero: letras o música, riffs o beats?
Últimamente empezamos con el ordenador, partimos de bases electrónicas y luego añadimos guitarras y voces de prueba. La canción la curramos en el ordenador un tiempo, hasta que empezamos a tocarla con la batería y todos los instrumentos. Para este disco lo hemos hecho así, pero puede que en el futuro cambiemos el modus operandi, nunca se sabe.

El lanzamiento del disco fue el pasado 15 de diciembre, justo tres años después que Dios Te Odia. ¿Narco vuelve a casa por navidad o simple coincidencia?
El disco íbamos a sacarlo antes de verano, pero lo retrasamos dos veces porque no nos daba tiempo y al final lo sacamos en las mismas fechas que el anterior. Para el próximo, nos gustaría probar otra fecha. A ver si lo conseguimos…

Ahora que la Espichufrenia inunda las calles de la mierda-ciudad, ¿les reventarán los ojos a sus consumidores como les pasó hace veinte años a nuestros abuelos con el ‘Kolikotrón’?
El ‘Kolikotrón’ y la Espichufrenia vienen del mismo laboratorio, así que ya se sabe que la calidad está asegurada. Los efectos para los consumidores son los clásicos de los estimulantes pero multiplicados por mil.

Dentro del amplio abanico de influencias que inundan las conexiones nerviosas del grupo, ¿a quiénes llamaríais para acompañaros en un festival hecho a vuestra medida?
Pues por lo pronto resucitaríamos a unos cuantos. Del mundo de los vivos también nos gustaría compartir cartel con unas cuantas bandas con las que aún no lo hemos hecho, pero todo llegará.

¿Cuál es vuestra dieta antes (y después) de tocar?
Para tocar nos gustan mucho los pimientos, el bacalao de Bilbo, la azuquita de Colombia y los Lacasitos. Pero no le hacemos asco a nada, somos muy educados.

¿El ultraje de los poderosos solo se paga con libertinaje o ya va siendo hora de pasar de los petardos y llamar a ‘Los Sicarios’?
Que cada uno responda a las agresiones de arriba como buenamente pueda o quiera, nosotros no juzgamos a nadie. Nuestra forma de darles por culo es esta, pero nos gusta ver cómo la gente le echa imaginación y los intenta joder de mil maneras.

Es innegable la capacidad de Narco para aunar a diferentes perfiles en una continua Rave del Infierno, ¿os sentís más a gusto con algún público determinado o solo depende del material que lleven?
Nos sentimos a gusto con el público que se entrega en los conciertos y se los toma como nos los tomamos nosotros, como una fiesta. Para Narco, un día de bolo es como otro día de salir por ahí pero con la bebida gratis. Cuando salimos por la noche en Sevilla, hacemos lo mismo que cuando estamos de bolo, somos muy repetíos.

Para terminar, y puesto que esta noche la pasaremos en Sevilla, ¿podéis pasarnos el teléfono de ‘El Trapichero’?
Eso está hecho, pero ya que os pasamos el contacto… ¡invitarse a algo, mamones!

error: © Bernardo Cruz